LA YENKA

Desmadre en Podemos

IZQUIERDA. Me va a tocar hoy bailar una Yenka sin sentido, para darme unos estrambóticos meneos que resulten acordes con el desmadre que actualmente reina en Podemos. Gente sensata defenestrada, descontrol de las confluencias o de las corrientes y una profunda división interna, son el resultado del proceder dictatorial y del ansia destructiva de su líder Pablo Iglesias. Pudo ser un mesías, pero se ha quedado en un liante más.

Estándar
LO QUE HAY

¡Peligro, peperos sueltos!

Se avisa a la ciudadanía en general de que los peperos andan sueltos y envalentonados, tras su aparente triunfo al aplicar en Cataluña el artículo 155 de la Constitución Española.

Se recuerda a los españoles, a todos los españoles, que cuando los peperos andan sueltos, si te pillan no sueltan presa. Traen el hambre de imposición de sus ideas que han acumulado durante años, a pesar de que algún bocado ya han dado con los recortes económicos y de libertades, en medio de la carroña que intentan enterrar sus miembros corruptos.

Sí, nuevos peligros nos acechan tras excitar la jauría a la caza de más libertades y derechos aparentemente consolidados, como el Estado de las Autonomías o la libertad de los partidos políticos que no son de su agrado.

Enloquecidos con el sabor de la sangre derramada el pasado 1 de Octubre en Cataluña, pretenden ahora cargarse a todo bicho viviente que no practique el pensamiento único o que no se pliegue a sus deseos más retrógados y centralistas.

Aúllan, más que ladran, demandando la ilegalización de toda organización nacionalista presente en cualquier parte del Estado; pidiendo que el 155 llegue también a otras comunidades autónomas en las que no consiguen gobernar o imponer sus ideas; persiguiendo, como siempre, sus propios intereses, por mucho que la pobreza, la desigualdad y el deterioro de los servicios públicos demuestren su egoísmo e ineficacia política y administrativa.

Aprovechan, además, que la izquierda anda bastante perdida, sin ideas que nos ilusionen, en medio de la histórica y permanente división que la caracteriza.

Y puestos a seguir haciendo sangre, sueltan a sus fiscales y jueces más adeptos para que resuelvan a su gusto lo que como políticos son incapaces de solventar.

Así que no nos sorprendamos de las atrocidades de la manada. El cartel ya está puesto para avisarnos: ¡Peligro, peperos sueltos!

Estándar
LA YENKA

Los servicios de la ultraderecha

DERECHA. La benevolencia con que la violencia de la ultraderecha española es tratada por delegados del gobierno, policías, fiscales, jueces y políticos conservadores, me obligan a bailar hoy una Yenka con gente tan peligrosa. Ante la manera con que estos salvajes campan a sus anchas, sospecho que los fascistas agresivos siguen prestando servicios a la derecha española. Cuando sean encarcelados sin discriminación ideológica alguna, dejaré de creerme que están en la calle para encargarse de los trabajos sucios.

Estándar
Mi lado femenino

Vivir un cáncer de mama

Hoy, Día Mundial del Cáncer de Mama, se me agolpan los recuerdos todavía recientes del sufrimiento de mi mujer y de mi hermana, víctimas afortunadamente supervivientes de esta terrible enfermedad. Recuerdos que me resulta necesario relatar, no ya por cuestión de una catarsis personal, sino para avisar de que no existe mujer que deba sentirse libre de semejante amenaza.

Evidentemente, el cáncer de mi esposa pude vivirlo mucho más en directo que el de mi hermana, paso a paso, con el corazón encogido en un puño, con lágrimas a escondidas, aterrorizado y al mismo tiempo optimista porque mi chica es una luchadora nata. Y qué decir, del terror de nuestro hijo, todavía un niño en aquella época, que fue consciente de que podía perder a su madre.

Un mal día, en una revisión rutinaria, le detectaron el bicho, ya crecido y amenazante, lo que supuso la puesta en marcha de un operativo de urgencia en la Sanidad Pública que no puedo por menos que agradecer profundamente.

Todo tipo de analíticas y exploraciones se realizaron de inmediato con tal de calibrar con exactitud el alcance de la enfermedad. Al igual que de inmediato pasó por el quirófano para extirparle el tumor y proceder a su examen más profundo.

Fue necesaria una segunda operación para terminar con dos pequeños tumores “in situ” más, así como para extirparle el ganglio centinela y todo el sistema linfático de su brazo izquierdo.

Y a partir de ahí, tras esas dos exitosas operaciones, empezó el calvario de la quimioterapia, con sus terribles efectos secundarios como el malestar general, la caída del pelo -ese hermoso, negro y rizado pelo con olor a almizcle-, el ennegrecimiento y posterior pérdida de las uñas de los dedos pulgares de los piés, así como esa sensación de que el cuerpo está siendo destrozado. Y como cantó en su día Luz Casal, sintiendo como las venas de su cuerpo se tornaban débiles y machacadas.

Siguió luego la tanda de sesiones de radioterapia, algo así como si le metieran la mama afectada en un microondas, periódicamente. Un pecho enrojecido, achicharrado, pero curado al fin y al cabo.

La extirpación de los ganglios de su brazo, han derivado en un linfedema (aumento de líquidos que la ausencia de sistema linfático no puede drenar) crónico, que además de obligarle cada día a vestir mangas especiales de presión o vendas, así como asistir a sesiones de rehabilitación, le da problemas de vez en cuando, como la última infección generalizada que sufrió diez años después de detectado el cáncer. Sin olvidar que el linfedema no está reconocido como patología incapacitante en grado alguno en nuestro país. No así en otros estados europeos.

Y siempre sabiendo que un enfermo de cáncer lo es para toda la vida, por mucho que haya recibido el alta. Toda una lucha vital que la acompañará para siempre, resonando de vez en cuando en la consciencia de quien vive amenazado.

El caso de mi hermana, afortunadamente, fue más leve y aunque siguió todos los mismos pasos que mi esposa, no han aparecido de momento efectos tan molestos como el linfedema, por lo que de momento se está librando de la sarta de curiosos y curiosas que constantemente le preguntan a mi mujer sobre lo que tiene en el brazo, impidiendo así que pueda olvidar a ratos -o echarse a la espalda- su enfermedad. Otro sufrimiento más, el psicológico.

Mi artículo de hoy, con toda su realidad y crudeza, está dedicado a todas ¡todas! las mujeres, recordándoles que deben practicar constantemente las medidas de prevención que los protocolos recomiendan, desde la autoexploración de las mamas hasta las visitas médicas periódicas, mamografías, etc.

En la actualidad, y este es el mensaje de esperanza, la inmensa mayoría de patologías con cáncer de mama tienen cura y, lo más importante, un índice muy elevado de supervivencia. Pero ninguna mujer debería olvidar el aviso de que el sufrimiento de hacer frente a tan terrible enfermedad está ahí, con cada vez más casos, para amargarle la vida.

Estándar
LA YENKA

Pasar por la piedra

ATRÁS. Los acosos sexuales de un famoso productor holivudiense a decenas de actrices y aspirantes, me obligan a bailar la Yenka con todas esas mujeres que han tenido que “pasar por la piedra” para obtener un trabajo digno. Aunque nunca olvidaré cuando en mis tiempos juveniles, que me llevaron a TVE, escuchaba como determinadas presentadoras y actrices habían alcanzado su estatus en la cama o practicando felaciones en cualquier rincón del ente. Hombres que practican rijosamente su poder. Y mujeres, algunas de ellas, que se han vendido como prostitutas de lujo. Todos ellos y estas, fuera de nuestras vidas ya.

Estándar
LO QUE HAY

Y mientras tanto…

…la casa sin barrer. Un viejo refrán que refleja perfectamente hasta que extremo el monotema catalán está provocando la más absoluta inacción en los dos gobiernos en liza.

La violencia de género sigue campando a sus anchas; los pirómanos -esta vez sin metáforas- están destruyendo los bosques de Galicia y de Asturias, muertos incluidos; los Presupuestos Generales del Estado siguen paralizados por falta de un consenso suficiente; las pensiones se mantienen en el aire sin una solución que aporte seguridad a los jubilados; la Sanidad, la Educación y la Dependencia permanecen en “stand by”, sin que nadie se preocupe de resolver de una vez estos servicios recortados y en difícil situación. Y así hasta recorrer todas las actuaciones políticas necesarias que ahora brillan por su ausencia.

Porque lo que toca ahora es mantener el machito en pos de los más deleznables réditos electorales. Esos que se consiguen pasando olímpicamente de la mayoría de los ciudadanos.

Parece mentira que Puigdemont y muchos de sus compañeros del PdCtat no sean conscientes de su extracción social: la burguesía catalana. Una clase social creada hace siglos con la intención de obtener riqueza a costa de lo que sea, incluyendo muchas veces la xenofobia o los delitos económicos. Una burguesía que siempre ha dejado tirados a sus conciudadanos más “heróicos”, abandonándolos a su suerte cuando las cartas no les son propicias.

Como también resulta increíble que Rajoy mantenga su habitual pachorra, sólo interrumpida cuando su derechismo le mueve a la violencia o a la imposición de las ideas, seguramente hechizado por las manifestaciones conservadoras y chuscas o por el cantautor del nacionalismo español: Manolo Escobar y su ¡Que viva España! Votos, sólo votos es lo que busca entre los suyos y los que se apunten a la nación cavernaria.

Al igual que su socio Albert Rivera, al que se le hace el trasero gaseosa ante la posibilidad de que su Cataluña malquerida sea humillada y de que, en medio, de tanto dolor de todos los españoles, su partido pueda ganar en la tierra que le vio nacer.

Toda una parálisis del Estado que se manifiesta durante ya mucho tiempo. Y el que queda. Este y no otro es el resultado de que dos pandillas de descerebrados, independentistas y centralistas, sigan practicando el manido tópico de “Cuanto peor, mejor” que tanto daño está haciendo ante la perplejidad de los sensatos.

Estándar
LA YENKA

Los males del nacionalismo

DERECHA. Bailo hoy una Yenka desesperada con todos los que se definen como nacionalistas y que, como nos recuerda la Historia, casi siempre resultan peseteros, insolidarios, xenófobos, pacatos, intransigentes, paletos y bastante antidemocráticos. Si los nacionalistas quieren cambiar su entorno -generalmente privilegiado- deben hacerlo en las urnas, eligiendo gobiernos integradores, modernos y con sentido de que la humanidad somos todos. Igual esto es mucho pedir.

Estándar