LA YENKA

¿Qué Iglesia es esta?

ATRÁS. Bailo hoy una Yenka decididamente atea como preámbulo de la reunión de obispos, convocada por el Papa Francisco, para tratar esa lacra eclesiástica consistente en abusar sexualmente de miles niños y niñas. Una Iglesia que hasta ahora se ha limitado a esconder semejantes canalladas, no es digna de ser obedecida por millones de católicos que han preferido mirar hacia otro lado. Y mucho menos tiene derecho a imponer esa falsa moral con la que ellos mismos dictan lo que está bien y lo que está mal, sin contar conque los derechos civiles están por encima de sus dogmas.

Estándar
LO QUE HAY

De Antonio a Villy Toledo

Allá por el pleistoceno franquista, el bailarín Antonio fue detenido y encarcelado por ciscarse, verbalmente, “en los muertos de Cristo”. Curiosamente, el dictador resultó ser antes admirador del bailarín que defensor de la siempre represora Iglesia y le indultó.

Hoy, en plena democracia y con la teórica libertad de expresión que deberíamos disfrutar plenamente, el actor y activista de no se sabe bien qué, Willy Toledo, ha sido detenido en rebeldía por una nueva blasfemia, de esas que se hacen famosas, al cagarse en un dios que ni siquiera sabemos que exista.

Una vez más, la derecha católica más reaccionaria y fundamentalista -esta vez bajo el paraguas de la Asociación Española de Abogados Católicos- se ha erigido en defensora de los sentimientos religiosos y ha acusado al actor ante el juzgado, con la esperanza de escarmentar al locuaz Willy.

Toledo se negó por un par de veces a acudir al juzgado, lo que le valió que el magistrado ordenara ayer su detención, hecho que en efecto se produjo.

Por muy antisistema que uno sea y por mucho que defienda sus derechos -que lo son-, nadie puede negarse a presentarse ante el juez cuando es requerido para ello, entre otras cosas porque ese mismo Estado de Derecho que protege -más o menos- la libertad de expresión, obliga también a los ciudadanos a acudir a los tribunales cuando una autoridad del poder judicial lo considera oportuno.

Dicho esto y bajo la advocación del “coño insumiso”, debería quedar claro que la blasfemia no puede considerarse en nuestros días como un delito, máxime cuando es una Iglesia que sólo se representa a sí misma la que dicta esa hipócrita moral, que muchos aceptan situar por encima de nuestros derechos fundamentales amparados por la Constitución Española.

Dejemos pues para esos países dominados por la extrema derecha más religiosa la confusión entre moral y derecho, entre pecado y libertad, ganada a pulso por los votantes más reaccionarios o por quienes todavía consienten ser gobernados por gobiernos dictatoriales, hayan pasado o no por las urnas.

Puede que Willy Tolelo se merezca un par de imaginarias collejas por bocazas y por su constante manía de provocar, incluso cuando no hace falta. Puede también que le convenga alguna pequeña sanción por no acudir en su día al juzgado. Pero por blasfemar no merece castigo alguno. Faltaría más.

Estándar
LA YENKA

Algo se mueve en TVE

ADELANTE. Bailo hoy una televisiva Yenka con Rosa María Mateo, que en pocos días ha dado un giro notable a los informativos de TVE. Y aún se anuncian más cambios inmediatos, entre los que cabe destacar la limpieza de caspa que tan necesaria resulta en esta televisión pública. Seguiremos atentos.

Estándar
SERPIENTES DE VERANO

¡Qué verano más tonto!

Quizá convendría, antes de explicar por qué parece tan tonto este verano, recordar que por encima del calendario o de las estaciones usamos la sociología para decidir cuándo estamos en el periodo estival o cuándo no.

Así que fuera de los meses de julio y agosto -vacacionales para la mayoría- no hay verano que valga. Al igual que este próximo fin de semana se da el verano por terminado. Los usos y las costumbres, por encima de los cambios meteorológicos, marcan nuestro comportamiento al igual que nuestra percepción estacional. Baste como ejemplo, que mi restaurante favorito de la playa en la que vivo, empieza la semana que viene el horario de invierno ¡Toma castaña!

Y así, en medio de tanta chorrada -como prescindir del hermoso septiembre mediterráneo- se acaba un verano en el que las tontunas de los políticos han sustituido arteramente a las famosas serpientes estivales.

Desde hace años las serpientes de verano se utilizaban política y mediáticamente para despistar a los ciudadanos de los asuntos que realmente importaban, mientras que en este sí se han sacado los hechos a la palestra, sea por debilidad gubernamental, por intereses electorales de la oposición o simplemente por ganas de fastidiar.

Una situación que por atípica se ha convertido nuevamente en causa de división entre españoles, hasta el extremo de llegar a las manos en diversas ocasiones.

Ahí están los huesos del momio, el lamentable monumento de Cuelgamuros, los vaivenes con la inmigración, el exceso de noticias falsas emitidas y actitudes ultra de los conservadores, la movida del juez Llarena y la traducción del auto belga, el debate de los impuestos y sus tramos impresentables, las pensiones o los lazos amarillos y las bofetadas que generan a diestra y siniestra.

Toda una serie de situaciones que resultan esperpénticas por su nefasta gestión, que no han servido más allá que para indigestarnos la paella o amargarnos la siesta. Una nueva muestra de hasta donde puede llegar la estupidez humana ante asuntos tan serios y con tanta necesidad de haberse tratado con sabiduría y decisión política. Aunque sea mucho pedir.

Lástima de verano. En vez de dedicarnos a holgazanear, a beber gintonics y a amar como posesos, nos hemos visto inmersos en atender a las noticias como si no hubiera un mañana otoñal que ya se adivina caliente.

Despido pues por este año a las serpientes de verano, que entre ironías y frivolidades me hacen concluir con la sensación de que ha sido un estío de lo más tonto. Bochornoso, vamos.

Nota del autor: La violencia de género, que no ha cesado un momento, sí que es un asunto serio que merece toda nuestra atención y una lucha radical contra semejante cúmulo de asesinatos.

Estándar
LA YENKA

Ni un veto más

ADELANTE. Bailo hoy una alegre Yenka con todos aquellos políticos que han decidido cargarse de una vez la capacidad de veto del Senado a las decisiones legislativas tomadas por el Congreso de los Diputados, devolviendo así al pueblo la democracia representativa que la derecha española intentó cargarse utilizando el rodillo de la mayoría de senadores conservadores. Sí, me alegro. Y que dure, por favor.

Estándar
SERPIENTES DE VERANO

A retratarse tocan

El anuncio gubernamental de que se va a proceder a la exhumación del cadáver del dictador Franco ha caído como “dinamita pa los pollos”, o para los defensores de la gallina -no precisamente la que da buen caldo-, dando paso a un aquelarre de donde dije digo, digo Diego, que los directivos del PP y de Ciudadanos deberían hacerse mirar.

De hecho, cuando se haya firmado el decreto ley y este pase por el Congreso, muchísimos españoles asistiremos atónitos a cómo, bajo espúreas excusas, los dos grandes partidos de la derecha española se van a posicionar en lo indefendible, con argumentos que van a sonrojar a más de uno o una de los conservadores, teniendo que asumir que van a posar en una foto vergonzosa que quedará para la historia: el momento en que defendieron al más genocida sátrapa que ha conocido nuestro país en la era contemporánea.

Quedarán, además, fotografiados como esos retrógados que siempre han estado ahí, poniendo obstáculos al progreso de España y convirtiendo la imagen de nuestro país en la de un Estado incapaz de asumir, con valentía, que los gobernantes asesinos no tienen cabida en una Europa renacida y moderna. Esa Europa que sí desterró unánimemente al ostracismo a personajes tan oscuros y criminales como Hitler, Mussolini, Ceaucescu, Honecker y otros tantos.

Ejemplos europeos que nos recuerdan que hacer basura con los dictadores no es de derechas ni de izquierdas, sino un simple bien hacer que refleja la condena a todo aquel que cometió crímenes de lesa humanidad.

Pero aquí no parece posible un consenso suficiente para que se postergue de una vez al dictador y se le niegue toda clase de prebendas, glorias y boato. Este raro país supera con creces las consecuencias del síndrome de Estocolmo, grave enfermedad mental propia de los que creyeron en que la paz forzada a base de fusilamientos y la siempre atrasada prosperidad que aún nos mantiene en desigualdad, fueron hechos positivos debidos al liderazgo del Generalísimo.

Parece ser, pues, que aún quedan demasiados agradecidos que se hicieron ricos a costa de las penurias de los demás, al igual que una gran cantidad de desalmados que prefieren a un exterminador antes que a un demócrata.

Fotografiados van a quedar los partidos de la derecha nacional. Y sus posteriores votantes, conscientes o no de la mancha que caerá sobre ellos para siempre.

Estándar
LA YENKA

La realidad es tozuda

IZQUIERDA. Bailo hoy una Yenka desencantada con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, paradigma del “donde dije digo, digo Diego”. A quien se le llenó la boca de promesas en su discurso de investidura, le ha llegado la hora de la verdad, lo que le obliga a desdecirse con la prometida revisión de la financiación autonómica o con la financiación a plazos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, entre otros asuntos ahora postergados o simplemente imposibles. Ayayay, Pedro, que nos estás llevando al huerto.

Estándar