LA YENKA

Gracias al desencanto

DERECHA. Hablamos aquí de la nueva política que vio nacer a jóvenes partidos políticos, rápidamente votados por millones de ciudadanos, aunque los franceses nos han ganado por la mano en eso de adoptar rápidamente lo que sea con tal de salir del aburrimiento y del sinsentido. Así que no tengo más remedio que bailarme una Yenka al estilo gabacho con Emmanuel Macron, que en un plisplás ha aparecido en la vida de nuestros vecinos, alcanzando la jefatura del estado y ganando ayer la primera vuelta de las elecciones generales. Toma castaña.

Estándar
LO QUE HAY

¿Habrá pateo mañana?

Mañana, a pesar de las recomendaciones en contra de socios, productores y muchos admiradores, Pablo Iglesias iniciará la inútil representación teatral en la que se ha embarcado.

Si la planteada a Cifuentes la semana pasada fue un ensayo general con todo, en la que los actores de toda la compañía practicaron su papel, sería de esperar que este próximo martes asistamos a un lamentable espectáculo.

Porque en el ensayo, estuviera o no escrito en el libreto, hubo de todo. Desde las monótonas y larguísimas actuaciones provenientes de los bisoños actores de Podemos, hasta auténticas groserías -de esas que pretenden poner de pié a un público ávido de morbo- como las declamadas por los, se supone, más curtidos y experimentados secundarios del PP, de las que aún resuenan en mi memoria, como “pederastas” o traficantes”.

Ingenuamente, no me esperaba yo que el cuadro de actores de la directora Cristina Cifuentes -nueva adalid del buen talante de los conservadores- pudiera resultar tan absurda e injustificadamente histriónica. Ni que en su amplio reparto de papeles tuvieran cabida tantas maldades y morcillas sin sentido alguno.

Y así, tras ese ensayo general apoyado por una numerosa clac contratada para jalear a esos viejos malhumorados, llegaremos mañana al gran estreno, en el que se volverá a representar la obra, pero en esta ocasión con los primeros actores titulares de la compañía. Se supone, no sea que alguno haga mutis por el foro.

Si los espectadores del ensayo acabamos pateando la platea la semana pasada, al menos virtualmente, poco se podrá esperar mañana del gran reestreno, en el que la tercera versión de la obra -desde que esta se pudo representar- podrá resultar tristemente aburrida por ser harto conocida y no deparar sorpresa alguna.

Sólo queda, pues, esperar que al menos haya espectáculo, drama, con sangre, sudor y lágrimas. Aunque mucho me temo que este nuevo primer actor se va a encontrar con réplicas de la peor calidad. Qué aburrimiento, aunque la entrada sea gratis.

Estándar
LA YENKA

Ojalá pierdas, Theresa

DERECHA. Bailo hoy una Yenka llena de reproches, con la todavía primera ministra británica Theresa May, que no contenta con despedir a 20.000 policías cuando fue ministra del Interior en su país, ha tenido ahora la desfachatez -tras el reciente atentado en Londres- de proponer la revisión de la Ley de Derechos Humanos si la seguridad lo recomienda. Una persona tan nefasta, capaz de coartar los derechos fundamentales de la ciudadanía, no merece ganar las elecciones generales que hoy se celebran en el Reino Unido ¡Fachas fuera!

Estándar
Mi lado femenino

¿Eres machista?

Si no te consideras machista, seguramente te interesará bien poco este post. Pero si tienes alguna duda, seas hombre o mujer, te dedico personalmente algunas preguntas y comentarios. Por si acaso te sirven para algo.

El machismo es una actitud. Y como tal, relacionada con la cultura y con el aprendizaje. No valen pues las excusas de la naturaleza del macho, porque hablamos de seres humanos, con capacidad exclusiva de raciocinio y de evolución mental entre el resto de los animales.

Posiblemente, de pequeño, viviste rodeado de situaciones machistas, en las que tu madre -que no te dejaba entrar en la cocina- estaba doblegada a las directrices de tu padre. Si te pilló ya mayor, puede que incluso hayas vivido la época en la que la mujer casada no tenía derechos sin permiso de su marido. Y ahí, como tras siglos y siglos de dominación, te empezó todo.

Pero hoy, al menos en teoría, la ley española -al igual que en toda la cultura occidental- equipara a hombres y mujeres en plena igualdad y disfrute de derechos y libertades. En teoría, ese es el problema, porque en la práctica aún queda mucho que asumir por parte de los hombres, sean estos ricos o pobres, cultos o incultos, educados o mostrencos.

Si eres hombre -parece un reto y lo es-, intenta recordar si alguna vez te llevaste a una chica a la cama y llegado el momento cumbre ella te dijo “no”, tú te cabreaste como un mono, la llamaste calientapollas y no sé si fuiste más allá. Machista, tío, si no delincuente.

O por ejemplo, si algún día, harto de la brasa que te estaba dando tu pareja, la insultaste, la vejaste o le pegaste una hostia. Violencia de género lo tuyo.

En el caso de que hayas participado en las bromas colectivas de tu panda, poniendo a parir a las parientas, creo que te lo deberías mirar, no sea que te hayas pasado, dejando a tu mujer ausente a la altura del betún.

En el caso de que seas empresario, recuerda si has discriminado a alguna mujer, no sólo salarialmente o en el reparto del poder, sino también has castigado su embarazo porque aún no asumes su derecho a estar varios meses de baja y cobrando su salario. Quizá convendría recordarte que si no fuera por las mujeres no existiría la reproducción humana ni tú habrías nacido, cacho cabrón. Y ese es un papel tan imprescindible para la vida que no deberías considerar sus derechos como un peaje, sino como una de las principales participaciones del hombre en el desarrollo de la humanidad.

Y te digo más. Si tu hijo adolescente empieza a presentar síntomas de machismo, pregúntate si te has parado a hablar con él y, por ejemplo, comentarle si lo que está haciendo con su chica le parecería bien que tú lo hicieras con su madre. Que contra el machismo de nuestros hijos hay que empezar desde pequeñitos, en casa y en la escuela, educando en igualdad.

También podrías preguntarte si haces lo que te sale de los cojones sin consultar muchas importantes decisiones con tu pareja. O si te molesta que trabaje tanto o más que tú. O que sus ingresos doblen los tuyos. Vamos, que si te jode que tu mujer te haga sombra, social, cultural o económicamente. O al revés, si vives de ella sin rubor alguno cual macarra de pro.

Otro día más, macho. No vaya a ser que te haya sacado de tus casillas y descargues tu mala leche con tu pareja.

Y respecto a las mujeres machistas, ya les escribiré alguna cosita. Pero eso será otro día.

Estándar
LA YENKA

Pasión fallera

IZQUIERDA. Me bailo hoy una Yenka, forzado por los petardos que estallan a mis pies, con la vicepresidenta del Consell de la Generalitat Valenciana Mónica Oltra, quien acaba de ser nombrada fallera mayor de la comisión a la que pertenece desde hace años. Curiosamente, no hubo ninguna otra candidata al puesto. Pues ale, a disfrutar y a desfilar ante la virgen el día de la ofrenda, que ya tiene lo suyo.

Estándar
LO QUE HAY

Buenas noticias

Reclama una querida amiga buenas noticias, atenazada seguramente por tanto horror. Pero por mucho que me estruje la meninge y rastree por Internet, no encuentro ninguna suficientemente relevante.

Así que no me queda más remedio que sustentarme en mis deseos y escribir lo que podrían ser buenas noticias si se produjeran en algún momento. Cuando antes, mejor.

Sería, por ejemplo, una buena noticia que apareciera lo antes posible el español Ignacio Echevarría, quien ha desaparecido tras enfrentarse a uno de los terroristas de la masacre del pasado sábado en Londres. Ojala sea simplemente uno de los heridos hospitalizados y que pronto se le pueda identificar.

También sería de agradecer que la ultraderecha británica, norteamericana -con Trump al frente- y de otros países, dejara de utilizar cada atentado terrorista en su propio beneficio, aprovechando el estado de shock de la ciudadanía para proclamar nuevamente la xenofobia y exigir expulsiones a mansalva.

Al igual que sería bienvenida la desaparición del ISIS. Más aún, que todos aquellos que antes o después han financiado su existencia dejaran de hacerlo, porque el día que nos enteremos de quienes son realmente todos los ponedores se va a armar la marimorena.

Mirando al interior de nuestro país, hacia aquello que nos implica más directamente, resultaría una excelente noticia que el PP reconociera la injusticia de sus Presupuestos Generales del Estado, planteando enmiendas en el Senado que fueran luego aceptadas por todos. Sería un buen principio para luchar contra la desigualdad que tantos pobres está generando en España, tengan o no trabajo. Pero tengo que reconocer que en este caso me estoy pasando sin proponérmelo al género de la ciencia-ficción.

Como también resultaría de interés que Pablo Iglesias retirara su inútil e inoportuna moción de censura contra Rajoy, qué más bien parece dirigida a torpedear al resto de la izquierda. Arrepiéntete de tu soberbia, Pablo Manuel.

Lo dejo ya. Porque otra posible buena noticia ya no será posible. Los que el otro día íbamos con la Juve en la final de la Champions, nos hemos quedado con un palmo de narices. Traidores, que somos unos traidores.

Estándar
LA YENKA

Salud, Gemma Nierga

ADELANTE. Tanto rumor corrió ayer por los medios sobre el despido de Gemma Nierga de la SER, que me atrevo a bailar ya con ella una solidaria Yenka, como reconocimiento a una de las mejores profesionales de la radio española. Y también como protesta ante las dudosas decisiones que la primera cadena de radio de España viene tomando últimamente, influida seguramente por las manos negras que en la actualidad ocupan el poder en el Grupo PRISA. Salud y amor, Gemma, que dinero va a ser otro asunto.

Estándar
FILOSOFÍA IMPURA

Excusarse con la ineptitud

Se ha puesto de moda entre delincuentes de cuello blanco, altos cargos sospechosos de corrupción y otros mentirosos compulsivos, apelar a su ineptitud cuando la sociedad les pide cuentas, sea a través de los medios de comunicación o de los tribunales de justicia.

Esgrimen en esos casos argumentos tan peregrinos como no saber nada de lo que ocurría a su alrededor o, lo que es más grave, reconocen que no servían para un cargo que en su día aceptaron a cambio de elevadísimos salarios, ineptitud que apelan cuando ya les han cogido robando, que para esto si resultaron hábiles a más no poder.

Así, la larga lista de los autodeclarados ineptos, se cierra por el momento con la declaración ante el juez del que fuera presidente de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Modesto Crespo, quien nos viene ahora a decir que no servía para el cargo y que sólo iba de florero. Semejante desfachatez, tras presuntamente esquilmar y hundir la CAM, tendría su gracia si no fuera por el dramatismo de la situación y de los perjuicios producidos.

Como ejemplo, bien vale una antigua anécdota vivida en primera persona y relacionada también con la CAM: como vicepresidente de la entidad para Valencia, fue nombrado un costructor que me encargaba alguna de sus campañas publicitarias. Tras su nombramiento, nos invitó a unos cuantos colaboradores a visitar su nuevo e inmenso despacho de unos 90 metros cuadrados. Lo recorrió contando los metros a zancadas y sólo acertó a decir, alardeando, “¡Aquí cabe uno de los pisos que vendemos!”. Flipado estaba por tal símbolo de poder, sin referencia alguna a sus nuevas obligaciones.

Evidentemente, tampoco estaba este constructor capacitado para presidir un territorio muy importante para la CAM y para la sociedad valenciana. Y sí, resultó un inepto para las finanzas, hasta quebrar su propia empresa.

Se hace pues evidente que toda esta caterva de ineptos que aceptan cargos para los que no están preparados -según ellos, que de todo ahí antes de llegar hasta el juez-, no son sino una pandilla de sinvergüenzas, ávidos de poder y de dinero fácil, que sólo al ser acusados por sus delitos -o por sus falacias “in vigilando”- prefieren ser mostrados como ineptos, más bien como imbéciles diría yo, demostrando así su escaso sentido del honor.

En consecuencia, hoy no habrá cita de filosofía, ni impura ni de cualquier otra clase. Sólo recomendaré la lectura de cualquier tratado que repase el pensamiento de Montaigne sobre la ineptitud, proponiendo incluso que sea asignatura obligada a todos esos estúpidos cuando entren en la cárcel.

Estándar