LO QUE HAY

La espera

Mientras ese amigo que sabe de tecnología en Internet me pone guapo el blog -con la intención de que yo pueda escribir artículos de mis diversas secciones habituales y clasificarlos-, toca hoy hablar, casualmente, de la espera. De esa agónica espera en la que tantos ciudadanos nos vemos inmersos visto lo visto en la clase política.

Parece ser que todas las miradas están puestas en el PSOE y en su deshojamiento de la rosa, que tiene muchos más pétalos que la margarita. Quizá por eso tardan tanto en convocar el Comité Federal que decida de una puñetera vez si se suicidan por la izquierda o se hacen el harakiri por la derecha.

Una espera, la socialdemócrata, propiciada por la aparente excusa de que cicatricen un poco más las heridas, pero que no evita que las posiciones sigan totalmente encontradas, como si fuera una extraña ceremonia en la que se debate en público de qué mal van a morir.

Y mientras el PSOE decide si se abstiene o no, permitiendo o negando la posibilidad de que Mariano Rajoy obtenga la investidura, en otros partidos van tomando posiciones para buitrear, más o menos leonadamente, la carroña que va dejando el socialismo oficial español por el camino.

Así, tras el reciente Consejo Ciudadano de Podemos, Pablo Iglesias y sus compañeros más fieles han optado por radicalizar aún más el posicionamiento de su organización, planteando a la vez que ellos son la auténtica oposición y que debe ser el miedo la emoción que se derive de sus actuaciones. Decisiones, más o menos impuestas por Iglesias, que no cuentan con la anuencia total de sus militantes y que dejan sin resolver el auténtico problema de Podemos: el reparto del poder.

Durante esta espera, salpicada de sangre, sudor, lágrimas y consignas varias, el PP va la suya. Es decir a la nada, como tiene por costumbre su apachorrado líder. Alguna salida de tono ocasional de su desabrido portavoz Rafael Hernando y poco más. Sólo tienen que esperar a ver pasar el cadáver de su enemigo.

Aunque esta inacción de los conservadores no resulta tan nadería como parece. La zapa del PP ante los procesos judiciales en que anda directa o indirectamente inmerso sigue su curso habitual. Es decir, pregonando su respeto a la justicia mientras sus abogados intentan torpedear por todos los medios los muy mediáticos casos Gürtel y Black.

De Ciudadanos, nada que decir. porque su postura ante la espera si está resultando de curva plana, seguramente anonadados por las encuestas que no hacen sino confirmar que su canibalización por el PP, sigue su inexorable curso. Ellos se lo han buscado.

En resumen, como pronto tendremos gobierno tras un año de incertidumbre, paroxismo electoral y descalabros varios. Un año en el que muy pocos han echado de menos la existencia de un gobierno que pueda actuar más allá de su actual situación en funciones. Un año, sí, durante el que el Partido Popular no para de crecer en votos y en intenciones futuras.

A este paso, hasta podrían renovar los conservadores la mayoría absoluta. Y de ser así, ni nos imaginamos lo que nos espera.

Estándar

One thought on “La espera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s