SERPIENTES DE VERANO

La otra cara del mundial

En la madre Rusia, esa federación de países donde puede hacer un frío que pela, carente de los derechos humanos suficientes -opositores encarcelados, homofobia y otros-, se ha celebrado el campeonato mundial de fútbol 2018, con un éxito general sin precedentes.

Lo primero que ha llamado mi atención ha sido la extraordinaria seguridad que se respiraba en todos los encuentros y en las ciudades donde tuvieron lugar. A ningún exaltado se le ha ocurrido lucir sus miserias, sus borracheras o su violencia, que menuda es Rusia cuando se pone seria. Parece como si todos los “holligans” estuvieran avisados de la lluvia de palos que les podía caer encima.

De hecho, ha sido en las calles y plazas de la Francia ganadora donde se han producido muchos incidentes entre sus ciudadanos enloquecidos por el triunfo.

Otra cosa que ha llamado mi atención ha sido la perfección de los estadios que albergaron todos y cada uno de los partidos oficiales. Un ejemplo de construcción sin alharacas en el diseño; con gradas, vomitorios, seguridad y terreno de juego en perfectas condiciones. Muy ruso.

También me ha parecido el mundial de los países modestos, que en un puro alarde de valentía y pundonor fueron eliminando, una a una, a las grandes selecciones que bien parecieron acudir a Rusia a pasar el rato. Así España, Alemania, Argentina, Brasil y finalmente Inglaterra, cayeron ante equipos de países menos grandes, poderosos económicamente o renombrados en el fútbol, como Colombia, México, Uruguay, la inefable Bélgica o la heroica Croacia.

Téngase en cuenta que algunas de las selecciones revelación de este último mundial, se han construido en muy pocos años, a veces seleccionando retales y sobrantes de equipos sin mayor fama. Un gran trabajo el realizado por esos entrenadores que han sabido formar equipos potentes y bien conjuntados, aún estando carentes de figuras mundiales.

Ver como esas selecciones de menor fama exhibían un juego franco, sin complejos y con la entrega y la táctica que no fueron capaces de mostrar los galácticos de turno, ha resultado una muy buena noticia, al menos en lo que tiene de esperanzadora ante un deporte en el que los millones y las costumbres mafiosas reinan a sus anchas.

También creo que deberá ser recordada la juventud y entrega de muchos jugadores, ya en el candelero o nuevas promesas, que han ido dejando a la altura del betún a colegas ya consagrados.

No olvidaré el desaguisado producido en la selección española por el cese de su entrenador Lopetegui, a escasas horas de que nuestros jugadores se estrenaran en el mundial. Mal la gestión de los tiempos de la directiva del Real Madrid con el fichaje del seleccionador nacional; peor aún los equipos de comunicación y relaciones públicas de ese Club y de la Federación, incapaces de administrar correctamente lo que iba a resultar un descalabro; y rematadamente mal el chute de orgullo del nuevo presidente de la Federación, que de un calentón mandó a Lopetegui a esparragar, dejando a la selección española descabezada y en manos de un pobre Hierro, que de tantas horas de oficina tiene ya oxidado el arte del deporte de marras.

Pero mi mayor sorpresa, muy agradable y significativa en los tiempos que corren, ha sido observar la extraordinaria armonía de algunas selecciones claramente interraciales, pertenecientes a países en los que hace pocos años se discriminaba al diferente -y aún se sigue haciendo- o que muestran una posición ambigua ante las migraciones hacia Europa.

Ver como un seleccionador de lo más dandy y british, con cuidada barba, chaleco y corbata, u otros colegas, abrazaban y besaban a todos y cada uno de sus jugadores negros o islámicos, cuando salían del campo al ser sustituidos, chorreando de sudor y se supone que oliendo a rayos tras sus inmensos esfuerzos, resulta un mensaje culto, igualitario y ejemplarizante, que por vez primera hace ciertos los deseos antirracismo de la FIFA. Este y no otro, me ha resultado el mejor recuerdo del mundial que ayer terminó.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s