LO QUE HAY

¿Año de bienes?

Por nieve no será, que cae abundante y muy repartida. Pero ¿será este año de nieves un año de bienes? Los hechos mundiales y nacionales que se avecinan desdicen al refranero español.

Ayer mismo, en la reunión de presidentes autonómicos con la cúpula del gobierno central -de la que se ausentaron los presidentes de dos de las tres potencias económicas españolas-, se acordó estudiar un nuevo reparto de la financiación regional que resulte más equitativa pero, eso sí, bajo la advertencia de Montoro de que hay 20.000 millones menos para repartir. Como se decía antes, no va a haber mierda para todos.

Y qué decir de la probable guerra comercial que va a causar el cúmulo de decisiones nacionalistas que va a tomar Donald Trump, ya comenzadas con las amenazas realizadas contra Ford, General Motors o Toyota, entre otras grandes compañías, a base de empobrecer al ahora declarado vecino maldito, México. Al igual que las advertencias comerciales a China, que ya están teniendo contestación en la periódica reunión mundial de Davos, en la que el presidente del gigante asiático pretende erigirse ahora como líder de la globalización.

O el amenazante discurso de la primera ministra británica, Theresa May, que tiene el valor de amenazar a la Unión Europea si esta pone sobre la mesa todos los procedimientos y consecuencias de salida de un socio, previstas en el tratado fundamental que sostiene la Unión. Una amenaza británica que se sustenta, como sabemos en la xenofobia más recalcitrante.

Todo esto, que no es poco para fastidiarnos a todos el año, se podrá agravar en función del poder que alcance la ultraderecha en las elecciones generales que se avecinan en algunos de los países más importantes de Europa. Ultraderecha que va paulatinamente campando a sus anchas a lo largo y ancho del continente.

Si volvemos al frío y a las nieves, se hace imposible olvidar tanto a los españoles que sufren pobreza energética sin que el gobierno ni los partidos políticos tomen medias urgentes, como a los abandonados inmigrantes, que refugiados en algunas de las zonas más frías de Europa -como Los Balcanes-, se encuentran en condiciones inhumanas que solo parecen atenderse con algún reparto de leña para que se calienten haciendo hogueras.

Así que, efectivamente, parece que nuestro viejo refranero no se va a cumplir en 2017. Y si el refranero cae ¿adónde iremos a parar?

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s